Ex-Pastor de las Asambleas de Dios encuentra la Verdad en la Iglesia Católica



Era alrededor del mediodía, bajo un sol abrasador, cansado, con hambre, sin dinero, cuando el ex pastor de las Asambleas de Dios Sidineh Veiga, 40 años, más conocido como Sidineh, hoy misionero Cristiano Católico, caminó hasta la sombra de una manguera, en la salida de la ciudad de Causueine, en Amapá, para descansar. Él había llegado a la ciudad a las 9 horas para conocer a la comunidad. Allí, pretendía desarrollar un proyecto social con adolescentes necesitados.

En sus planes quedaría hospedado en la casa de un pastor de las Asambleas hasta regresar a Macapá. Era el 2 de abril de 1996. Un martes marcado por una experiencia sobrenatural, según él. Este día fue el inicio de una serie de experiencias marcadas y determinantes en la vida del misionero, en la época, pentecostal. En la última semana, él estuvo en Apucarana y contó una vez más para católicos y evangélicos como dijo "sí" a María.

En el Pará, Sidineh era conocido como escritor y presentador de programas evangélicos en dos redes de televisión y en una emisora de la ciudad de Macapá. Él estaba sin dinero, de acuerdo con sus relatos, porque había pagado $ 86 y dejado el resto con su esposa. Pero habría resuelto ir hasta el interior porque había sido desafiado por un hermano con una propia frase suya de que para hacer la obra del Señor no necesitaba dinero. Con la voz serena y mirada tranquila, él cuenta que comenzó a limpiar el suelo arenoso con el pie derecho y rascó con la mano derecha en el árbol. Estaba de cabeza baja cuestionando a Dios por qué sus hijos sufren tanto. "Mi vida desde niño fue en tus caminos, fue sirviéndote, glorificando. Mi madre me entregó desde niño a tu obra, yo vine aquí para hacer un trabajo y estoy en esta situación, con hambre, con sueño, sin dinero. ¿Por qué sus hijos tienen que sufrir tanto para hacer su obra? ", preguntó. En la ciudad no había agencia bancaria compatible con las que Sidineh tenía cuenta.

El misionero afirma que cuando sonó mediodía, levantó la cabeza y hace unos tres metros de distancia estaba una mujer alta, morena, de cabellos negros y largos, con una ropa blanca, que hasta hoy no sabe decir si usaba una blusa con una falda o un vestido. "Ella preguntó si tenía hambre. Respondí que sí. Y ella afirmó 'Vas a viajar'. Entonces, se acercó y colocó algo en mi mano derecha y pasó por mi lado izquierdo. Cuando abría la mano era un billete de 50 reales. "Caí de rodillas en el suelo dando gloria a Dios", relata. El hecho es estudio actualmente por obispos de la Iglesia Católica.

De acuerdo con el ex pastor, así que miró de nuevo hacia la mujer ya no la volvió a ver. "En esa hora tuve la certeza de que era algo sobrenatural y empecé a buscar en la memoria pasajes sobre la presencia de ángeles. Era un ángel, pero representado por una mujer ", asegura. El misionero recuerda que estaba llorando todavía debajo de la manguera cuando pasó Jacob, un viejo conocido, que vivía en Macapá y hacía carga en la región, y le ofreció una carona. Para Veiga, este fue el segundo milagro que ocurrió aquel día. Sidineh le contó lo que acababa de suceder y su viejo conocido no creyó. "Sólo cuando mostré la papeleta creyó y empezó a llorar diciendo que sabía quién había hecho esa gracia, pero como yo no era católico no me diría porque no lo creería", recuerda.

El ex pastor llegó a su casa, en Macapá, a las 20 horas. Se cambió de camisa y fue hasta el templo de las Asambleas de Dios para hablar sobre lo que había ocurrido a los otros pastores. Al final, cuando mostró el dinero, todos concluyeron que era un ángel.


SEGUNDA EXPERIENCIA

Dos años después, Sidineh fue invitado a predicar en un estadio en São Luiz (MA), en un congreso para señoras los días 18 y 19 de diciembre. A principios de mes, resolvió viajar a Santa Isabel de Pará, ciudad de sus familiares, amigos y suegros antes del congreso. El misionero se preparaba diariamente con ayunos y oraciones para la gran predicación. El 15 de diciembre, regresa del templo central a la casa del suegro y, cuando iba a cruzar la BR- 316, paró debajo de un árbol para descansar. En la ciudad hay una imagen de santa Isabel de Portugal. "Miré aquella imagen delante de mí y tenía algo diferente. En el frente de la imagen había un manto amarillo, en aquel manto era como si un fuego estuviera accesible. Sobre la corona la imagen tenía una bola roja, o si fuera el sol naciendo. Entre la corona y la pelota, tenía un trazo con la letra A y una M ", asegura. 

El misionero dijo que miró la imagen por unos tres minutos. En aquel momento venía un cuñado del ex pastor del centro de la ciudad con una bicicleta y lo interrumpió. "Lo miré a él y cuando volví a ver la imagen ya estaba normal", dice. Comentó lo sucedido con su esposa y ella dijo que debía ser por el ayuno. En la misma noche soñó con el hecho ocurrido. Además, habría visto flotar al lado de la imagen a la misma mujer que vio en Causueine. Durante el sueño todavía habría recibido un mensaje: "Yo te escogí, no temas. Tú convertirás multitudes antes del gran acontecimiento. Encontrarás uno que te explicará todo. Muchas luchas enfrentarás, pero tendrás la victoria. Y lo que tú quieres no te preocupes, todo será resuelto ".

Sidineh era un pastor de las asambleas muy fervoroso, que en muchos momentos ya había roto imágenes de santos católicos. En sus predicaciones, era enfático al afirmar que los católicos estaban condenados al pecado por adorar imágenes y que al frente de la Iglesia estaba el Papa representando "la bestia del Apocalipsis". El misionero despertó asustado y decidió ir a buscar a un sacerdote para entender lo que estaba pasando, pero el párroco no estaba en la Iglesia. Ya llegaba el día de ir al congreso de San Luiz y otros dos pastores vinieron para acompañarlo.


TERCERA EXPERIENCIA

El 17 de diciembre los tres iniciaron el viaje a São Luiz (MA). Al llegar a Marudá (PA), alrededor de las 16 horas, Sidineh fue llamado por un hermano para ir hasta la casa de una pareja para hacer una oración para sellar la separación. "Hice la oración y el hermano me dijo que estaba viendo a una mujer. Yo no veía nada. Entonces, ella la describió y no tuve más dudas. Por primera vez admitió que era María ", recuerda. La pareja finalmente no se separó a raíz de la experiencia.

En cuanto llegó al templo, contó lo que había presenciado de nuevo y dijo que no podía ser un ángel cualquiera, sino que era María. Los pastores no permitieron que Sidineh los acompañara porque acabaría hablando de María. "Hablaría, pero no fui. Me sentí rechazado ", confiesa.


Conversión, abandono y superación

Sidineh resolvió regresar y buscar una vez más un obispo de la Iglesia Católica. Finalmente, el obispo de Macapá le explicó los textos bíblicos referentes a María y a los santos. "Cuando terminó, me sentía avergonzado por haber hablado mal tantas veces sin conocerla. Él dijo que lo que yo presencié podía ser una aparición de Nuestra Señora ", admite.

Sidineh continuaba siendo pastor de las asambleas de Dios, pero hablaba de la importancia de María en la vida de Jesús. "Llegó un día que me dijeron que dejara de hablar de María en las predicaciones o dejaría de ser pastor. Entonces elegí dejar la iglesia en la cual fui educado. Comencé entonces a sentir los dolores de ser cristiano ", evalúa.

Veiga pasó a frecuentar la Iglesia Católica, algo impensable para su familia de raíces protestantes evangélicas. "Mi familia tiene 14 pastores y mi madre es directora del Instituto Teológico de Macapá", señala. La madre lo expulsó de su casa, la esposa lo abandonó. Un año y medio después de asistir a la Iglesia Católica, hizo una nueva petición a María. "Mis predicaciones siempre estaban basadas en la familia y ¿cómo podía hablar de familia si la mía estaba destruida? "Le pedí que mi esposa volviera y el mismo día fui atendido", subraya.

De acuerdo con Veiga, su mujer, Eunice Campos Veiga,de 40 años, se convirtió a la Iglesia Católica, así como sus hijos Jhonatan, de 20 años y Natanael, de 19. Sólo Sadrack, de 22, sigue siendo protestante evangélico. Y para mayor Gloria de Dios, su Madre también se convirtió a la Iglesia Católica

Sus 3 hijos lo acompañan a sus Prédicas y Alabanzas, mientras su esposa canta junto a Sidineh. Él ya lanzó tres CDs con canciones con devoción a María. "Si Dios quiso estar cerca de ella, quién soy yo para no querer", afirma.

Actualmente, Sidineh y su familia viven en Río de Janeiro. Él y su esposa trabajan en el proyecto de formación de misioneros 'María Santísima'. Hace casi 11 años desde su conversión a la Única Verdadera Iglesia de Jesucristo, la Iglesia Católica, Sidineh no se cansa de viajar por todo Brasil para contar su experiencia con María, la Madre de Dios. Y donde llega siempre es recibido por caravanas de católicos y protestantes evangélicos, como sucedió recientemente en el Santuario San José, en Apucarana.

Vídeo en portugués con su testimonio.


Compartir en Google Plus

About Zona Ungida

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario